El miedo

Según Wikipedia: El miedo o temor es una emoción caracterizada por un intenso sentimiento habitualmente desagradable, provocado por la percepción de un peligro, real o supuesto, presente, futuro o incluso pasado. Es una emoción primaria que se deriva de la aversión natural al riesgo o la amenaza, y se manifiesta tanto en los animales como en el ser humano.

Enfoques sobre el miedo desde los diferentes puntos de vista:

Biológico: el miedo es un esquema adaptativo, y constituye un mecanismo de supervivencia y de defensa, surgido para permitir al individuo responder ante situaciones adversas con rapidez y eficacia.

Neurológico: es una forma común de organización del cerebro primario de los seres vivos, y esencialmente consiste en la activación de la amígdala, situada en el lóbulo temporal.

Psicológico: es un estado afectivo, emocional, necesario para la correcta adaptación del organismo al medio, que provoca angustia en la persona.

Socio-Cultural: el miedo puede formar parte del carácter de la persona o de la organización social. Se puede por tanto aprender a temer objetos o contextos, y también se puede aprender a no temerlos, se relaciona de manera compleja con otros sentimientos (miedo al miedo, miedo al amor, miedo a la muerte, miedo al ridículo) y guarda estrecha relación con los distintos elementos de la cultura.

Hablar en público, subir a los aviones, las arañas, tormentas, etc., son situaciones y cosas que para ciertas personas pasarían desapercibidas, pero para otras puede volverse todo un stress que lleva a convertirse en fobia.
Las fobias son temores, angustias, miedos inexplicables y sin sentido, que las personas que las sufren no pueden lograr controlar. Los psicólogos dicen que estos sentimientos son innatos en todo ser humano, pero que en algunos se convierte en algo mucho más fuerte y frecuente, ya sea por alguna experiencia negativa o frustrante.

La reacción inmediata ante estos miedos es la de alejarse y evitar todo tipo de situaciones que tenga relación con algunos de esos temores o fobias, pero se recomienda hacer todo lo contrario, en vez de ordenar la retirada, hacer frente a la situación y sentir que ella no debe dominarnos, sino que nosotros dominaremos a la misma.
Es claro que este proceso no puede ser logrado de un momento para el otro, sino luego de un largo tiempo y proceso en el cual debemos tomar conciencia y tener la seguridad de saber que nosotros podremos superar esos miedos.

Superar los miedos:

– El primer paso es admitir que tenes miedos. Sabes que existen, así que admití que los padeces.

– Para seguir, anota en un papel tus miedos. ¿Cuáles son? ¿Cuál es el principal?. Anotarlos los haces más reales. Ayuda a sacarlos de la cueva de tu mente dónde se esconden, exteriorizalos.

– Una vez admitido, investiga el miedo, es probable que hasta sientas vergüenza por tus miedos. No te preocupes, es normal, muchas personas han tenido los mismos miedos que vos (miedo al dentista, miedo a la oscuridad, a los bichos, al agua, a las enfermedades, a la muerte etc).

– No hay nada malo en tener miedo, el miedo forma parte de vos, pero no tiene porque controlarte.

– Lo mejor que te tenes que preguntar es: ¿Qué es lo peor que puede pasar?.

– El truco para combatir tus miedos es lanzarte a hacer las cosas (como en el video que acompaña esta nota). La cantidad de oportunidades que perdes por tus miedos son muchas. Para afrontarlos hay que practicar. Es decir, intentar, intentar e intentar hasta que funciona.

– Por ultimo es existir en el ahora, en este momento. Casi todos los miedos están proyectados hacia el futuro. Nos preocupa las cosas que pueden pasar. Mejor decidir no pensar en el futuro o en pasado porque realmente solamente existe el ahora.

Fuente: hábitos

Abril C.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Recomendados y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El miedo

    • diasdeabril dijo:

      muy bueno el informe gracias!! lo de madonna es terrible ahora se que sufre de VIGOREXIA tambien, ay! y lo de kim tambien me pasa a mi, solo que aca no sabia que se llamaba agarofobia, sino fobia social, no soporto tanta gente amontonada! ni el dentista ni los dolores corporales…
      muchisimas gracias por tu aporte!!
      besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s