¿Qué es la Vigorexia y la Ortorexia?

Son tipos de acciones relacionadas con nuestro cuerpo, son normalmente aceptadas en nuestra sociedad, pero en los últimos años ha aparecido una nueva serie de dependencias de conducta con una característica común: las actividades que las generan son inofensivas pero un abuso puede llegar a afectar la salud.

– Vigorexia:
Se conoce con este nombre a la preocupación enfermiza por la figura y el tono muscular, las personas que lo padecen no pueden vivir sin ir al gimnasio. Los afectados poseen una imagen distorsionada de su cuerpo e intentan mejorarlo con una práctica exagerada de ejercicio físico, lo que puede acabar causando problemas musculares, óseos o de las articulaciones.



Según estudios, la vigorexia afecta en su mayoría a hombres de entre 18 y 35 años, pero cada vez es mayor el número de mujeres que caen en ella, y, por lo general, se trata de personas inmaduras, introvertidas y con baja autoestima. Las señales de alarma aparecen cuando se realiza un entrenamiento descontrolado a pesar de presentar alguna lesión o cuando se manifiesta una necesidad creciente de hacer deporte.

– Ortorexia:
Se trata de una obsesión por la comida sana, estableciendo una relación conflictiva con los alimentos, de tal manera que la dieta a seguir es tan restrictiva que lleva a padecer serias carencias nutricionales. Este tipo de trastorno se presenta, por lo general, en personas estrictas, perfeccionistas, siendo las mujeres y adolescentes, preocupadas por su imagen, el mayor grupo de riesgo. Se manifiesta cuando la comida es el centro de los pensamientos, obsesiona el saber la procedencia, composición, calorías y elaboración de todo, así como la exigencia por eliminar cada vez más alimentos de la dieta.

El extremo de este desorden alimenticio se manifiesta cuando la persona opta por consumir solamente comida “sana”, orgánica, vegetal, sin conservantes, sin grasas, sin carnes, o solo frutas, o solo alimentos crudos. Su preparación también es especial, ya que las verduras se cortan de determinada manera y los utensilios utilizados son solamente de cerámica o madera, lo que hace que el “ritual” de preparación también sea obsesivo.

Esta creciente enfermedad se basa no tanto en la cantidad de alimento que se consume, sino en la obsesión de la calidad de los alimentos y por las dietas, el culto al cuerpo y el miedo a la comida tratada con productos artificiales (“comida chatarra”)

No dejen de consultar con un especialista en caso de tener este tipo de conductas.

Abril C.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Belleza y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s